La cantidad de información a la que estamos expuestos como audiencia es totalmente abrumador, puesto que según cifras del Banco de México, diario son vistos 8 mil 800 millones de videos en Youtube, compartidos 803 millones de tweets, enviados 207 mil millones de correos electrónicos y compartidas 186 fotografías en Instagram.

Estas cifras solamente son un recordatorio de los desafíos que las marcas y empresas se enfrentan para obtener relevancia en el mercado y entre sus clientes ya que gracias a la apertura de información los usuarios se han vuelto más escépticos a las prácticas de comunicación tradicional.

El cliente ya demanda que sus opiniones y comentarios sean escuchados, pero sobre todo que sean tomados en cuenta por las marcas, productos o servicios que se consumen. De esto se están valiendo las nuevas tendencias de marketing que ahora le apuestan a la capitalización de las interacciones que los usuarios tienen alrededor de propuestas comerciales. A esto se le conoce como influencer marketing.

Sin embargo, todo este flujo de información compartido entre usuarios puede llegar a ser contraproducente para que se efectúe una buena comunicación entre el cliente y la empresa. En un estudio realizado por Nielsen se observa que el 47% de los consumidores a nivel mundial cree en la comunicación comercial pagada tradicional, y el 92% afirma confiar en las promociones ganadas, es decir, en aquel tipo de publicidad que la marca no controla del todo y que depende del uso cotidiano que los targets hacen de espacios en línea y redes sociales. Es por ello que el 59% de las empresas aumentará sus inversiones en campañas de influencer marketing durante los siguientes doce meses, según cifras reveladas por Burst Media, con los objetivos principales de optimizar las acciones de branding (33%), así como incrementar la lealtad y retención de clientes (31%), según datos de eConsultancy.

¿Cómo funciona el influencer marketing?

El influencer marketing no solamente se trata de tomar los comentarios y opiniones de otros usuarios para realizar nuestras decisiones de compra. Esta herramienta publicitaria está influenciando la manera en cómo percibimos y respondemos a los mensajes publicitarios que recibimos todos los días. Marta Mejía, directora general de Zimat, comenta que “se observa una creciente necesidad de información para tomar decisiones de consumo. Hoy en día, los padres de familia acuden a las redes sociales como una fuente importante de referencia en temas de salud, alimentación, educación de los hijos, y vida saludable, entre otros. Las fuentes más relevantes para los consumidores son los nuevos influenciadores y especialistas; pero también otros consumidores que, como pares, son considerados para confirmar o poner en duda lo que dicen los expertos o las propias marcas”.